Se encuentra usted aquí

Un señor del humor

Con tono pausado y con la prisa que traen los 70 años de edad, Enrique Colavizza celebra su cuarta década de humor en Sábados Felices.

Luego de soñar con aparecer en la pantalla y participar como cualquier cuenta chistes logró su cometido con el apoyo de Alfonso Lizarazo y después de ganar una saga de presentaciones se vinculó con el elenco, que hoy es su segunda familia.

Doña Alba (su esposa) también contribuyó con el propósito y sin estar celosa de esa relación con el humor que le lleva dos años de ventaja con su esposo, comparte diariamente su vida con un hombre que la llena de felicidad. (Juntos cumplieron 38 años de casados).

El humor le ganó a su profesión de arquitecto, de la cual sólo aprendió a construir chistes y cimentar su vida en los muros de la alegría. "Esto da un enriquecimiento interior. Vivir de buen humor es una gran cosa, es lo mejor que puede hacer uno, pues todo en la vida visto desde ciertas ópticas parece amargo, pero con los ojos del humor es mucho más agradable", señala el homenajeado.

Para fortuna de Colombia y el mundo, nunca fue egoísta con las risas y además de su familia (su esposa Alba Lucia, sus cuatro hijos: dos hombres y dos niñas, y sus dos nietos) muchos comparten sus ocurrencias. "En mi casa también son muy simpáticos y doy gracias a Dios por eso. Que tal yo bien fiestero y los otro bien mal humorados, no no, no... ¡Dios mío eso sería un infierno!".

Junto a ellos, ha disfrutado de todos y cada uno de sus personajes y como para no comprometerse prefiere no hablar de sus elegidos, "cuando esta cuestión se vuelve un modo de vida y una constante que uno hace con todo el cariño y voluntad, uno termina queriéndolos a todos."

Igual pasa con sus compañeros de trabajo y con la empresa para la cual trabaja. Para ellos no hubo reparos en extenderse en elogios. "En Caracol son inigualables como patrones y como amigos de uno. El pasado 20 de diciembre -recuerda- fue la fiesta de Caracol y el doctor Laserna sacó tiempo para darle la mano a cada una de las 1.500 personas que estaban ahí, eso es tener un ‘gerentazo'".

Definitivamente, alrededor del humor están sólo los grandes y para fortuna de la televisión colombiana todos han pasado por Sábados Felices. Toda esta familia "caracolera", como el mismo Colavizza la define, le devuelve hoy una sonrisa con este homenaje y otros como el que le van a ofrecer sus compañeros el próximo 30 de enero en el teatro Jorge Issac de Cali.

¡Felicidades y gracias por cimentar y edificar carcajadas, señor arquitecto!

Publicidad