Se encuentra usted aquí

Kanye West tendría su propio servicio de música en streaming para competirle a Jay Z

Tras su precipitada salida del accionariado de Tidal, la empresa fundada hace dos años por su antiguo amigo Jay Z, como consecuencia de una disputa económica, el rapero se estaría planteando competir directamente con él creando su propio servicio de música.

Kanye West tendría su propio servicio de música en streaming para competirle a Jay Z

Solo unos meses después de hacer pública la disputa económica que mantenía con el servicio de música Tidal y, por tanto, con su fundador Jay Z debido al supuesto impago de ciertos derechos de autor e ingresos adicionales ligados a los beneficios generados por su catálogo de canciones y vídeos, Kanye West se habría planteado ahora competir directamente en este mercado con su antiguo amigo y mentor con la creación de su propia plataforma.

Según el diario británico Daily Mail, el marido de Kim Kardashian habría registrado incluso el nombre comercial que querría darle a su nueva aplicación, 'Yeezy Music', pero de momento no se conocen más detalles sobre tan ambicioso proyecto -y menos aún una futura fecha de lanzamiento-, al margen de que en la solicitud de registro se indica que la marca servirá para la "distribución de música, imágenes, vídeos y otros tipos de contenido multimedia a través de internet".

En el caso de que llegue a materializarse tan interesante propuesta, Kanye irrumpirá a lo grande en una escena dominada a día de hoy por grandes corporaciones como Apple, empresas algo más pequeñas pero ya asentadas como Spotify y Deezer y, por supuesto, el acaudalado músico y productor al que el controvertido rapero solía considerar su hermano.

Esa relación tan fraternal de la que solían disfrutar los dos artistas, que les llevó a protagonizar numerosas colaboraciones tanto en escenarios de todo el mundo como en el estudio de grabación, empezó a resquebrajarse el año pasado cuando Kanye acusó a Jay Z de haberle ignorado y "abandonado" cuando más lo necesitaba -supuestamente por la poca simpatía que a Beyoncé le causaría Kim Kardashian-, pero ese conflicto sentimental pronto dejó paso a un litigio financiero cuando, poco después, el primero decidió desligarse para siempre de Tidal, del que era uno de sus socios y exigir a la compañía que le abonara los más de tres millones de dólares que, a su juicio, le correspondían en concepto de honorarios, bonuses y otras pagas.

Publicidad