Se encuentra usted aquí

Miembro de los Bee Gees habla por primera vez sobre el acoso sexual que sufrió

Barry Gibb, de 70 años, se ha sincerado por primera vez sobre uno de los episodios más duros de su infancia, cuando un pederasta trató de abusar sexualmente de él.

Miembro de los Bee Gees habla por primera vez sobre el acoso sexual que sufrió

Foto: Bang Showbiz 

Foto: Bang Showbiz 

El cantante Barry Gibb, el único miembro vivo de los exitosos Bee Gees, no ha tenido reparo alguno a la hora de hacer pública una de las experiencias más dramáticas que ha tenido que padecer en sus siete décadas de vida, una terrible vivencia que además se produjo cuando solo era un niño de cuatro años de edad.

Como ha explicado el incombustible músico en una entrevista que en principio versaba sobre las dificultades que tuvo que atravesar junto a sus hermanos, los ya fallecidos Robin y Maurice Gibb, para triunfar en la competitiva industrial musical, su lucha contra las adversidades comenzó mucho antes, concretamente en su niñez, cuando un "depredador sexual" trató de abusar sexualmente de él -afortunadamente sin éxito- antes de ser detenido y enjuiciado por las autoridades.

"Un hombre trató de aprovecharse de mí cuando tenía cuatro años. No llegó a tocarme, pero pasaron muchas cosas y yo no fui la única víctima. Poco tiempo después, la policía le arrestó y vinieron a casa para despertarme y contarme lo sucedido. Con solo cuatro años y me tengo que encontrar un agente de policía a los pies de mi cama que quiere interrogarme sobre un depredador sexual", reveló el intérprete a la revista Radio Times, antes de utilizar tan escabrosa historia para justificar su fortaleza ante los contratiempos.

"Si algo como eso no te enseña una lección de vida importantísima, nada lo haría. Pero todavía siento escalofríos cuando lo recuerdo, nunca había contado esto en público. Y prefiero no entrar en detalles", sentenció.

En los últimos años, Barry Gibb parece haber dejado atrás la tradicional discreción que solía exhibir en relación con los asuntos más íntimos de su vida personal para, en su lugar, pronunciarse abiertamente sobre sus preocupaciones y los miedos que le acechan en su etapa de madurez, abriendo de par en par las puertas de su mundo interior y confesando, por ejemplo su profundo "temor a la muerte".

"No es solo el tema de la edad, es la certeza de que cualquier cosa nos puede sacar de este mundo sin previo aviso. Ya no hago cosas como montar en una montaña rusa, por ejemplo, y soy una persona que se toma muy en serio las medidas de seguridad. No conduzco rápido, y la verdad es que, teniendo en cuenta lo efímera que es la vida, no sé cómo estoy todavía aquí. Me pone muy nervioso ante cualquier circunstancia que entrañe riesgo alguno", explicaba al periodista Piers Morgan hace solo unos meses en un programa de entrevistas de la televisión británica.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad