Se encuentra usted aquí

Meg Ryan renueva casas porque le permite 'estar al mando'

La afición de la actriz por la decoración y la restauración le ha llevado a reformar nueve propiedades, incluido su loft en el SoHo (Nueva York) que le sirve de residencia principal

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

La protagonista de muchas de las comedias románticas más representativas de la década de los 90, Meg Ryan, lleva cultivando desde hace años una sorprendente pasión por la reforma y redecoración de viviendas, entre otras razones, porque estas labores le permiten sentir que "está al mando", algo que no suele experimentar en el set de rodaje.

"Sé que para muchos lo de haber renovado tantas casas suena a auténtica locura. Pero me encanta redecorar y contribuir a la modernización de los espacios. Creo que tiene que ver con el mundo de la actuación. Como actriz pocas veces tienes el control de la situación. Siempre estás recitando palabras que otras personas te han dado, de pie en una habitación que otra persona ha diseñado, para crear una realidad que otro quiere ver. Pero con la decoración yo soy la que está al mando, para mí es una oportunidad de plasmar mi visión [artística] en el mundo", explica la intérprete a la revista de decoración de interiores Architectural Digest.

Pero lo suyo con esta afición fue amor a primera vista cuando hace 15 años la estadounidense -madre de Jack (24), fruto de su extinta relación con Dennis Quaid, y Daisy True, a la que adoptó con 14 meses en 2006- se marcó el reto de sacar el máximo partido al loft que adquirió en el barrio neoyorquino del SoHo, tras enamorarse de la propiedad cuando la pisó por primera vez durante una fiesta.

"Todo era diferente por aquel entonces, y el espacio ha pasado por diferentes etapas con los años. En una época Cindy Sherman [fotógrafa y directora] lo utilizó para su estudio de fotografía. De hecho, lo que ahora es mi armario antes era su cuarto oscuro [para revelar las fotografías]. Pero incluso hace unos años, cuando venía a verlo de vez en cuando, me dejaba impresionada por las sensaciones que transmite. Es cinematográfico, como Nueva York en sí misma. Eso fue lo que hizo que me enamorara de él", asegura Meg.

Por: Bang Showbiz

Publicidad