“Todos estábamos secuestrados, fue como un autosecuestro”: Alejandro Landes

Sobrevivir a Monos fue una película en su propia carne. No solo porque la manada de locos en la selva fue entrenada para el filme por un verdadero desmovilizado de las FARC, sino porque tuvieron que enfrentarse a miedos y a dramas personales que el director supo exprimir para lograr una pieza magistral del cine colombiano que promete otorgar al país el primer Óscar.

Desde apendicitis, lidiar con serpientes, osos y alimentar por varios días a punta de chocolatina fueron tan solo algunos de los retos del rodaje.

Publicidad
Más Contenidos
  • La guerra les quitó sus piernas, pero el handcycling les dio alas para seguir viviendo

    Un grupo conformado por policías y militares colombianos que perdieron sus extremidades por cuenta de las minas antipersonal.

    Los Informantes
  • Estos huesos cuentan con lujo de detalles la historia de Cartagena

    Son 640 esqueletos los hallados bajo el ardiente sol de La Heroica. Corresponden, en su mayoría a las mártires que murieron durante la Retoma en 1815.

    Los Informantes
  • La magia de la luz de Camilo Herrera para apagar la oscuridad y la pobreza

    Este emprendedor colombiano realizó una réplica oficial de un proyecto llamado “Un litro de luz”, originario de Filipinas.

    Los Informantes
  • Entre la discriminación y el orgullo de llamarse Augusto Pinochet

    El nieto del general que gobernó Chile desde 1973 a 1990 bajo un régimen dictatorial lleva una cruz de portar el mismo nombre de su abuelo, pero apoya la gestión del militar.

    Los Informantes
  • “No es como como lo pintan en el cuento”: Sharik Ávila, la Bella Durmiente colombiana

    Esta adolescente sufre de una rara enfermedad conocida como el síndrome Kleine-Levin que solo la padecen entre una y cinco personas entre un millón y las atrapa en sueño profund

    Los Informantes
  • Disciplina, tenacidad y constancia: la fórmula perfecta de la física Alexandra Olaya

    Esta colombiana, que fue muchas veces etiquetada con el peyorativo de “mala pobre”, nació en Bogotá.

    Los Informantes