Se encuentra usted aquí

La champeta, un grito de libertad del cuerpo y del alma

Este ritmo lleno de sabor es la identidad de un pueblo negro y oprimido en Cartagena que ha luchado por más de tres décadas contra los prejuicios, el elitismo y el clasismo.  

La champeta, un grito de libertad del cuerpo y del alma - Los Informantes

“Esta cultura está en riesgos por el racismo y el elitismo de la misma ciudad que nos hace ver como una cultura negativa, violenta, pobre y para poder culturizarnos supuestamente nos traen música clásica”, dice el investigador cultural Rafael Escallón.

La primera transposición uterina pediátrica del mundo se hizo en Colombia

Mauro Urquijo y su novia transexual, una segunda oportunidad que les dio la vida

Publicidad
Más Contenidos
  • De policía a cuenta chistes: la vida, que no ha sido pura risa, de Piter Albeiro

    Alejandro Leiva nació en Bogotá, pero se considera todo un santandereano. El primero de junio de 1994 entró a la Escuela General Santander y llegó a ser teniente de la Policía.

    Los Informantes
  • Una amistad que sabe a paz, reconciliación y a cerveza artesanal

    No es una historia de empresarios, es una historia de dos amigos que tomaron caminos distintos.

    Los Informantes
  • El día que una granada apagó la vida de Juan José, un niño inocente en Medellín

    Eran las 3:45 de la tarde del 23 de noviembre de 2018 cuando una esquirla le rozó el corazón al adolescente de 13 años luego de la explosión, mientras estaba en la calle con su

    Los Informantes
  • “Ya no tengo que demostrar nada a nadie”: Jarlinson Pantano sobre supuesto dopaje

    El ciclista colombiano, que ganó una etapa en el Tour de Francia 2016, dio positivo por dopaje con EPO eritropoyetina el pasado febrero de 2019.

    Los Informantes
  • Poder usar sandalias es el sueño de Sharloth, quien padece una rara enfermedad

    La pequeña nació con un tipo de angiodisplasia que padece un niño de cada 30 mil.

    Los Informantes
  • No hay cárcel pa’ tanta gente: hay prisiones en Colombia con hacinamiento del 400 por ciento

    En los centros penintenciarios del país no solo se ha perdido la libertad sino la dignidad. Literalmente, no alcanza ni el oxígeno para respirar.

    Los Informantes