Se encuentra usted aquí

“Ay, no llore mija, puje pues”: el canto de las parteras del Pacífico colombiano

La tradición de la partería fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación. Estas mujeres crearon la Asoparupa donde tienen afiliadas más de 250 parteras, pero hay unas dos mil en toda la región.

Ay, no llora mija, puje pues: el canto de las parteras del pacífico colombiano - Los Informantes

Y es que dicen que no cualquiera puede partear, es algo que se lleva en la sangre, “que nace con uno”.

Por las calles de Buenaventura, a Rosmilda Quiñones le dicen “mamá Milda” con cariño y respeto. Se lo ganó a punta de tanto parto. Es partera desde hace más de 30 años y se convirtió en una de las mayores defensoras de este oficio, tan antiguo como la vida misma. 

Luz Marina Arboleda es de la vieja guardia. La llaman Mauca, tiene 72 años y tal es su fama como partera que las embarazadas todavía la buscan para que las atienda.

Con brebajes las parteras calman los dolores, aceleran las contracciones o ayudan a la embarazada a recuperarse más rápido del parto. Es parte de sus saberes tradicionales, pero nada de esto reemplaza los controles médicos necesarios y eso lo tienen muy claro.

No atienden embarazos complicados y donde las futura mamás no hayan hecho control prenatal.

No son las únicas, en otras regiones del país también existe, como en el Caribe o en las comunidades indígenas.  

Vendaba los ojos a mis muñecas y así no vieran lo que iba a pasar: Claudia Couper – Los Informantes

Vendaba los ojos a mis muñecas y así no vieran lo que iba a pasar: Claudia Couper

Vendaba los ojos a mis muñecas y así no vieran lo que iba a pasar: Claudia Couper – Los Informantes

Vendaba los ojos a mis muñecas y así no vieran lo que iba a pasar: Claudia Couper

Blanca Huertas, cual mariposa monarca en el Museo de Historia Natural de Londres – Los Informantes

Blanca Huertas, cual mariposa monarca en el Museo de Historia Natural de Londres

Publicidad
Más Contenidos
  • “Lo mejor de la vida es estudiar:” Claudio Melo, bachiller a los 91 años

    Nació en Anolaima, hijo de campesinos, que se quedó huérfano a los 8 años. Solo llegó hasta cuarto de primaria para poder salir a trabajar y cuidar de sus hermanos.

    Los Informantes
  • “Me he ido endeudando, pero a estos niños no los abandono”: el Turco Gil

    La deuda del maestro vallenato supera los mil millones de pesos.

    Los Informantes
  • Así alquilan niños en Bucaramanga para pedir dinero en los semáforos

    Los bebés entre tres y cuatro meses son los más apetecidos por las mafias que controlan este cruel negocio.

    Los Informantes
  • De policía a cuenta chistes: la vida, que no ha sido pura risa, de Piter Albeiro

    Alejandro Leiva nació en Bogotá, pero se considera todo un santandereano. El primero de junio de 1994 entró a la Escuela General Santander y llegó a ser teniente de la Policía.

    Los Informantes
  • Una amistad que sabe a paz, reconciliación y a cerveza artesanal

    No es una historia de empresarios, es una historia de dos amigos que tomaron caminos distintos.

    Los Informantes
  • El día que una granada apagó la vida de Juan José, un niño inocente en Medellín

    Eran las 3:45 de la tarde del 23 de noviembre de 2018 cuando una esquirla le rozó el corazón al adolescente de 13 años luego de la explosión, mientras estaba en la calle con su

    Los Informantes