Ashley Judd recuerda la agresión sexual que sufrió en plena adolescencia

La actriz, una de las primeras figuras de Hollywood en denunciar las prácticas denigrantes en contra de Harvey Weinstein, ofreció un emotivo discurso en defensa de la dignidad de las mujeres.

Ashley Judd recuerda la agresión sexual que sufrió en plena adolescencia

Así lo hizo durante su última aparición pública. 

Ashley Judd, una de las primeras figuras de Hollywood en denunciar abiertamente la dinámica de acoso y abusos sexuales perpetradas por hombres tan poderosos como el ya denostado Harvey Weinstein, no dudó en retrotraerse a sus años de la adolescencia en un acto público celebrado en Nueva York para rememorar la primera de las dramáticas experiencias que tuvo que sufrir en este sentido, un incidente del que no tiene demasiados recuerdos al margen de que todo ocurrió durante sus años de instituto.

"Lo único que sé es que ese día llevaba un uniforme de animadora de color verde y dorado. Me lo contó mi madre años después y la verdad es que no tengo recuerdos de ese crimen. Sé que pasó cuando estaba en una tienda de la ciudad", explicó durante su intervención en una conferencia patrocinada por el movimiento #MeToo, el cual ha venido articulando la respuesta de la industria del cine a la problemática del machismo y la misoginia, y el festival de cine de Tribeca.

De la misma forma, la artista ha reivindicado la necesidad de que todas aquellas mujeres que hayan sido sometidas a cualquier clase de trato vejatorio y degradante sean conscientes de que la vergüenza nunca debe recaer en ellas sino en los agresores: una actitud que, pese a responder a la lógica del sentido común, sigue siendo una asignatura pendiente en el seno de las sociedades contemporáneas.

"Poder superar estos traumas es un derecho inherente a nosotras desde el mismo momento de nuestro nacimiento. Lo que no es un derecho de cuna es que nos acosen, nos agredan y nos violen. Es nuestro derecho saber que la culpa no es nuestra, que los humanos estamos sistemáticamente haciéndonos daño los unos a los otros, pero que hay acciones que también nos hacen libres", aseguró en el mismo discurso para ejemplificar, a continuación, cómo los traumas asociados a esos delitos pueden acabar dando pie a un sinfín de expresiones de valentía con el poder de transformar la realidad.

Nueva acusación: actriz británica asegura que se sintió violada por Harvey Weinstein

"Lo que en un principio podría considerarse depresión debe convertirse en una expresión clara de lo ocurrido, y la pena sobre uno mismo debe tornarse en ayuda de exterior, y de ahí hemos de pasar a la defensa de la dignidad, la integridad y el coraje. Habrá que soportar días muy duros, pero debemos tener siempre presente que somos personas fuertes y valiosas. Curarnos es nuestro derecho", aseveró al final de su alocución.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad