Se encuentra usted aquí

Yolanda creció en un barrio marginal, en donde su infancia fue marcada por la pérdida y el abandono. Además, fue víctima de su propia belleza, teniendo que soportar el constante acoso de hombres que buscan poseerla y controlarla. Su único escape es la gran fascinación que tiene por los aviones.

Se propone aprender a pilotear, pero se encuentra con dos grandes barreras: la falta de dinero y que el mundo de los pilotos es exclusivamente masculino, por lo que Yolanda pide ayuda a su padrino, pero él la engaña y abusa de ella, obligándola a huir.

Más tarde, Yolanda consigue trabajo como azafata en Centroamérica Air, ignorando que es propiedad de un grupo delictivo que la usa para lavar dinero del narcotráfico. Ahí conoce a John Lucio, un atractivo joven que es piloto, dueño de una empresa de avionetas y socio de Centroamérica Air. La química entre los dos es innegable y conectan de inmediato. El único inconveniente es que John no es realmente un ejecutivo, sino un brillante comerciante de negocios ilegales que trabaja para las más importantes organizaciones ilícitas como piloto experto y quien es perseguido por la DEA, a pesar de esto, Yolanda toma la decisión de trabajar para él, transportando millones de dólares en efectivo de un país a otro.

Simultáneamente la aerolínea es investigada por las autoridades, encabezada por el agente de la DEA, Dave Mejía, trabajando encubierto bajo el nombre de Alberto Díaz, quien al conocer a Yolanda queda cautivado por su belleza.