Se encuentra usted aquí

Kim Kardashian confirma sus planes de tener un tercer hijo

La estrella reconoce que a su marido Kanye West y a ella les encantaría agrandar la familia, aunque no ha confirmado si para ello recurrirán a la gestación subrogada tal y como se rumorea.

Kim Kardashian confirma sus planes de tener un tercer hijo

Foto: AFP

Foto: AFP

Mucho se ha hablado en los últimos meses sobre la posibilidad de que Kim Kardashian y Kanye West hubiesen recurrido a una gestante subrogada para cumplir su sueño de ampliar la familia, después de que los médicos les dejaran claro que un nuevo embarazo podría poner en serio peligro la salud de la estrella. Ahora ella misma ha confirmado que su marido y ella sí están tratando de tener un tercer retoño, aunque no ha especificado si para ello recurrirán a métodos de reproducción asistida o tratarán una vez más de conseguirlo de forma natural.

"Espero que así sea", ha confesado la celebridad, madre ya de dos niños, North y Saint, a The Hollywood Reporter ante la pregunta de si trataría de ir a por un tercer bebé. "Se han dicho muchas cosas y Kanye y yo no hemos confirmado nada. Desde luego, lo estamos intentando. Es algo que esperamos que suceda", ha añadido, dejando en el aire la cuestión de si han optado o no por lo que se conoce popularmente como un vientre de alquiler para cumplir su sueño.

La reticencia de Kim Kardashian, la reina indiscutible de la telerrealidad y una persona que se ha mostrado siempre muy abierta a la hora de hablar sobre sus problemas para quedarse embarazada, responde a sus malas experiencias pasadas cuando ha accedido a compartir algunos de los momentos más privados y las situaciones más delicadas de su vida privada, como por ejemplo sus dudas antes de contraer matrimonio con Kris Humphries, de quien se divorció 72 días después.

"Había demasiada atención puesta sobre la boda, y yo pensé que a lo mejor era toda esa presión la que me estaba generando ansiedad", explica sobre cómo el circo mediático que se había generado en torno a su enlace acabó haciéndole perder la perspectiva y malinterpretar sus propios sentimientos. "Mis amigos me dijeron que me estaba arrepintiendo, pero hasta los productores se dieron cuenta y me dijeron: 'No pareces feliz, y no tienes que seguir adelante con esto'. La noche antes, mi madre me llevó a un lado, lejos de las cámaras, y me dijo: 'Esto no es para ti. ¿Por qué no te marchas y dejas que yo me encargue?'. Pero creía que si lo cancelaba entonces, todos pensarían que lo había hecho para promocionar el programa. Y después, todo el mundo me decía que tenía que permanecer casada al menos un año, pero me sentía incapaz de hacerlo, físicamente incapaz. Así que cuando decidí divorciarme, el mundo entero creyó que era parte de un guion. Querían destrozarme", recuerda Kim en la misma conversación.

 

Publicidad