Se encuentra usted aquí

Kelly Clarkson se siente más 'centrada' desde que es madre

La artista tiene muy claras las prioridades que debe atender en su vida cotidiana, por lo que ignora deliberadamente otros asuntos a los que no piensa dedicar ni un minuto de su tiempo.

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

La cantante Kelly Clarkson está convencida de que su condición de madre de dos niños -River Rose (2) y Remington Alexander (5 meses), fruto de su matrimonio con Brandon Blackstock- le ha servido entre otras muchas cosas para desprenderse de todas aquellas preocupaciones de las que ahora entiende que no tienen importancia alguna, para así poder centrarse exclusivamente en su bienestar personal y en el de sus seres queridos.

"Tener hijos es genial porque elimina de golpe toda la mi*** que hay en tu vida, en el sentido de que ya ni te molestas en prestar atención a todas esas cosas que no quieres hacer porque no son necesarias. Ya no tengo tiempo para lidiar con temas que no me conciernen, así que puedo centrarme directamente en lo que quiero y en lo que de verdad es relevante para mí", explicó la artista a 'Entertainment Tonight'.

La guapa intérprete asegura haber alcanzado finalmente un estado de profunda madurez personal gracias a la estabilidad que le proporciona su ámbito familiar, de lo que se desprende también una gran seguridad en sí misma y la sensación de que puede afrontar con confianza cualquier reto que le presente el futuro.

"Puede sonar algo cursi, pero me siento mucho más fuerte, más segura, y tengo la convicción de que no hay nada que no pueda conseguir. Es verdad que, al ser madre trabajadora, son muchos los elementos que debo tener controlados en mi día a día. Hay que saber organizarse y aprovechar el tiempo al máximo. Pero puedo con todo, soy como la líder de una tribu", bromeó en la misma conversación.

Asimismo, Kelly afirma que la maternidad le proporciona no solo responsabilidades, sino también momentos "mágicos" que le hacen estar cada día más unida a los suyos.

"Evidentemente ganas responsabilidad y constancia, pero también te ayuda a recordar cosas que sentías cuando eras pequeña y que acabas olvidando porque ya eres un adulto. Hay elementos mágicos que compartes con tus hijos y que solo una madre puede llegar a comprender. La relación de una madre con sus hijos es única", concluyó.

Por: Bang Showbiz

Publicidad