Se encuentra usted aquí

Kelly Clarkson confiesa que su hija de dos años es una 'diva'

La artista, madre de River Rose y Remington, bromea con la idea de que el carácter caprichoso de su primogénita vienen de familia.

Kelly Clarkson confiesa que su hija de dos años es una 'diva'

Desde que la cantante Kelly Clarkson debutara en la maternidad con el nacimiento de la pequeña River Rose, ahora también tiene a Remington de 5 meses, ambos con su marido Brandon Blackstock, cada día es más consciente de lo mucho que sus retoños se parecen a ella, hasta el punto de que no duda en afirmar que su niña es toda una 'diva' debido probablemente a todo lo que ha heredado de sus padres.

"¡Es una diva! Estoy segura que tiene que ver con la genética", bromeó la intérprete en el programa 'Late Night with Seth Meyers'.

La artista estadounidense confesaba recientemente que compaginar su intensa agenda profesional, firmó un contrato en junio con Atlantic Records para los próximos años, con sus responsabilidades familiares no le deja tiempo para nada más, pero le hace sentirse más "poderosa".

"Tener hijos no te deja ni un hueco libre para hacer aquellas cosas que en realidad no te aportan nada, así que te olvidas de ellas y te centras directamente en todo lo que te llena... Suena muy cursi, pero me siento mucho más segura de mí misma, más poderosa y con la actitud de: 'Yo controlo la situación'. Tienes tanto que hacer todo el tiempo, especialmente cuando eres madre trabajadora y estás todo el día de un lado para otro, que te sientes de alguna forma invencible al liderar la situación", aseguraba recientemente en el programa 'Entertainment Tonight'.

Para Kelly ser madre es algo tan "inspirador", que este año quiso plasmar algunas de las sensaciones que se desprenden de su relación diaria con su hija mayor en un libro de ilustraciones, 'River Rose and the Magical Lullaby', basado en la fascinación que sienten los niños por los detalles más simples.

"Ser madre es inspirador. Piensas que no lo será porque estás ocupada todo el tiempo, pero se te abre todo un mundo nuevo. Suena a la típica frase que dice toda madre, pero cuando eres la responsable de la vida de un niño, además de esa madurez que te aporta la tarea, recuperas la imaginación y la fantasía que has ido perdiendo en la etapa adulta. Olvidas que cosas tan sencillas como las luces y los abanicos pueden ser mágicas para ellos, y es ese enfoque el que tratamos de mostrar en el libro", explicaba al mismo medio.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad