Se encuentra usted aquí

Kellan Lutz se niega a desnudarse en sus películas

El actor incluye en todos sus contratos una cláusula que especifica que los directores no pueden pedirle que se quite la ropa frente a las cámaras.

Kellan Lutz se niega a desnudarse en sus películas

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Pese a que siempre quedará la duda de si sus escrúpulos morales han perjudicado su carrera, que nunca ha vuelto a repetir el éxito que alcanzó dando vida al vampiro Emmett Cullen en la saga 'Crepúsculo', Kellan Lutz nunca se ha desnudado ni se desnudará frente a las cámaras al considerar que no es en absoluto necesario para ayudar al desarrollo de una historia. Por eso mismo, en todos sus contratos se especifica ahora que ese tipo de escenas están fuera de los límites para ahorrarse así más tarde discusiones incómodas con los directores que quieran explotar su físico privilegiado para ganar audiencia.

"Siempre incluyo cláusulas sobre desnudos. Sencillamente no creo que sea algo necesario. En mi caso, no necesito que me vean saliendo de la ducha y enseñando el trasero. Sí, Dios me dio este cuerpo, y esta genética. Me dio la habilidad de entrenar y la motivación para hacer lo que hago, así que pienso seguir haciéndolo hasta que decida quitármelo", ha asegurado sin demasiada modestia en una entrevista al programa 'Extra'.

Parte de la razón por la que el intérprete ha tomado esa decisión tan radical ha sido por respecto a su actual pareja, Brittany Gonzales. En ese sentido, Kella ha roto una de las normas no escritas de su profesión: asegurar siempre que rodar los momentos más subidos de tono entre dos actores resulta en realidad algo metódico que no afecta en absoluto a sus relaciones en la vida real.

"También tengo ciertos límites para mí y para mi prometida. He salido antes con actrices. Verlas besando a otros hombres o rodando escenas de sexo me rompe el corazón. Y si eso es lo que te convierte en un buen actor o lo que te hace ganar premios, entonces a mí no me interesa nada de eso", ha afirmado

Curiosamente, una de las últimas novias del actor, la modelo Brittny Ward, sí posó sin ropa para la revista Playboy cuando se convirtió en la Playmate de enero en 2015. Aunque no hay ninguna evidencia de que ese fuera uno de los motivos que precipitó el final de su romance, lo cierto es que Kellan volvió a encontrar el amor, parece que en esta ocasión para toda la vida, junto a su actual chica, a quien propuso matrimonio a principios de este año.

Por: Bang Showbiz

Temas Relacionados: 
Publicidad