Se encuentra usted aquí

Kate Winslet recuerda a Alan Rickman un año después de su muerte

La oscarizada intérprete ha rendido homenaje a uno de sus grandes referentes cinematográficos con un artículo de opinión lleno de emotivas anécdotas sobre su trabajo juntos.

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Foto de Instagram de Kate Winslet

La actriz Kate Winslet ha querido destacar una vez más la profunda admiración que sentía por el malogrado Alan Rickman, quien falleció hace casi un año tras una dura batalla contra el cáncer, a través de un artículo para la revista 'Entertainment Weekly' en el que además revela una de las facetas más desconocidas y entrañables del versátil intérprete británico: la generosidad que desprendía con sus amigos más cercanos.

"Siempre fue un hombre atento y bondadoso con todos aquellos que estaban a su lado. Si tuviera que elegir una sola palabra para describir a Al me decantaría por 'amable'. Era un hombre tan amable y cariñoso", reza un extracto del texto firmado por la intérprete, en el que no faltan anécdotas sobre los pequeños gestos que le hacían tan especial e imprescindible para sus allegados.
 

Foto de Instagram de Kate Winslet

"Durante el funeral de Al, Juliet Stevenson nos contó la historia de cómo se las arreglaba para pagar siempre que salía a cenar con sus amistades. Cada vez que alguien intentaba hacerse cargo de la cuenta, al final se daba cuenta de que él ya se había adelantado llamando de antemano al restaurante o deslizando su tarjeta de crédito hacia el camarero sin que nadie se percatara. Para justificarse ante ellos, Al solo decía: 'Harry Potter', y esa acabó convirtiéndose en una de sus frases más notorias", explica la intérprete sobre la costumbre de su amigo de compartir su éxito con los demás.

Kate Winslet y Alan Rickman coincidieron en el set de rodaje en solo dos ocasiones, primero en 'Sentido y Sensibilidad' (1995) y poco antes del trágico fallecimiento del actor en 'A Little Chaos' (2016), el último proyecto del británico como director, pero su relación tanto laboral como personal siempre se vio definida por el afecto mutuo y, sobre todo, por la adoración que Kate sentía por las dotes interpretativas de su mentor.

"Recuerdo que al principio me intimidaba muchísimo cuando trabajamos juntos la primera vez. Yo tenía solo 19 años y él, además de ser un actor consagrado y de gran talento, tenía una presencia imponente y poderosa. ¡Y su voz, qué voz! Con el tiempo me di cuenta de que, en realidad, era un hombre adorable, con el corazón de oro y la paciencia de un santo, dispuesto a hacer todo lo que estuviera en su mano para hacer felices a los demás".

Por: Bang Showbiz

Publicidad