Se encuentra usted aquí

“Ya no entiendo que me critiquen por mi voz”: Julio Iglesias

El artista ha llegado a un punto de su vida en el que prefiere ignorar a sus detractores y limitarse a disfrutar del lugar tan privilegiado que ocupa en la historia de la música.

“Ya no entiendo que me critiquen por mi voz”: Julio Iglesias

Foto: AFP

Foto: AFP

Aunque en los inicios de su carrera artística Julio Iglesias tuvo que soportar que los críticos especializados le auguraran un rotundo fracaso por unas dotes vocales que consideraban muy limitadas, después de cinco décadas cosechando éxitos sobre los escenarios de todo el mundo que le han llevado a erigirse como el artista en español más importante de la historia, el intérprete cree que ha forjado un legado lo suficientemente importante como para poder dejar de preocuparse por lo que los demás piensen de él.

"El crítico más grande que tengo ahora soy yo mismo. Que hablen mal de mí a estas alturas me importa ya tres cojo***. He cantado con todos: desde Sinatra a los clásicos del pop. Criticarme los primeros 20 años tenía cierta justicia, porque cantaba como el culo, pero hace mucho que ya no lo hago así", expresó Julio Iglesias en una entrevista concedida a El Periódico de Catalunya.

El veterano vocalista atribuye el papel fundamental que ha jugado en la historia de la música a la calidez de su voz y al hecho de que nunca ha tenido reparo alguno a la hora de adaptar su repertorio a tantos idiomas como le resultara posible, aunque también considera que sus canciones proyectan valores "universales".

"Yo nunca he sido un cantante que cantara para fuera, mi voz no llegaba ahí. Pero si se repasan los tonos de Sinatra, de Elvis y de Nat King Cole, se da uno cuenta de que todos cantaban para adentro, con suavidad", aseguró antes de insistir en que la clave del éxito radica en saber transmitir las emociones y no en la potencia vocal. "Cuando las emociones llegan de una manera universal a las gentes, no hay que preguntarse nada de manera lógica. Yo no sé por qué canto a los chinos y por qué otros no han llegado tan lejos. Creo que haber querido llegar a la gente en su idioma ha sido oportuno y valiente", reflexionó.

Aunque sigue sin temblarle el pulso a la hora de embarcarse en exigentes giras mundiales con una frecuencia casi anual, el incombustible Julio vigila más que nunca su estado de salud al no haber permanecido ajeno a los comprensibles achaques asociados al inevitable paso del tiempo.

"La salud va con la edad, y con los años te empiezan a doler cosas que no te dolían y tomas pastillas que no tomabas. Y menos mal: significa que sigues vivo. Me cuido, tengo una disciplina y hago lo posible por estar bien delante de la gente", afirmó el intérprete de 72 años antes de descartar una pronta retirada de la escena musical: "Llevo 50 años cantando, ¿qué voy a hacer ahora, dedicarme a jugar al parchís? Estoy activo y sigo aprendiendo".

Además de aprovechar la entrevista para criticar el estilo "autoritario" de un Donald Trump que le "causa pánico", Julio también quiso hacer un llamamiento a los políticos españoles para que dejen de lado sus diferencias de cara a la formación de gobierno: "Cómo no me va a angustiar la situación política en España. No hay acuerdos ni diálogo ni solidez. Somos un país aún muy personalista. Somos los mejores cuando ganamos un partido, y luego perdemos el siguiente y ya somos los peores".

Julio es de esos personajes públicos que exudan transparencia y una sinceridad absoluta en sus declaraciones, pese a que el artista dejará para una eventual biografía otro tipo de anécdotas vitales que "asustarían" a la opinión pública. "Hay muchas cosas que no se pueden contar en vida, tienen que salir en libros más adelante porque asustarían a la gente, dirían que 'no es posible'".

Por: Bang Showbiz 

 

Publicidad