Se encuentra usted aquí

Julia Roberts se define como una 'egoísta' al recordar su época dorada en Hollywood

Cuando la oscarizada actriz era considerada la 'novia de América' por su papel preponderante en el género de la comedia romántica, al mismo tiempo se destacaba como una de las intérpretes más "maleducadas"

Julia Roberts se define como una 'egoísta' al recordar su época dorada en Hollywood

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Ha pasado ya mucho tiempo desde aquellos años noventa que consagraron a la actriz Julia Roberts como la reina de la comedia romántica y que, en consecuencia, la convirtieron en una las artistas más populares y rentables de Hollywood, pero eso no ha impedido a la intérprete hacer ahora todo un ejercicio de introspección para valorar, y en términos muy críticos, la actitud displicente que exhibía en esos años gloriosos de su carrera artística.

"Mi prioridad era yo misma, era una mocosa maleducada y egoísta que solo quería hacer películas", reza la descripción tan rotunda que ha hecho de sí misma al rememorar su etapa como 'novia de América' en las páginas de la revista Harper's Bazaar, antes de explicar que, incluso en esa época, llegó un momento en el que no tuvo más remedio que reducir su ritmo laboral.

"Durante un par de años, cuando estaba todavía en la década de los veinte, no trabajé en absoluto porque me ofrecían guiones que me hacían pensar: '¿Soy yo o esto que me están dando es una mierda?'. Así que me las apañé para poder pagar la renta y esperé a que me llegara algo bueno.

Esa decisión que tomó en su momento de volverse más selectiva con el trabajo para acumular mayores niveles de prestigio que de dinero llevaron finalmente a Julia Roberts a ganarse el respeto de todos aquellos críticos -y espectadores- que solían atribuir su éxito a su innegable belleza y juventud. Tanto es así, que en el año 2000 se hizo merecidamente con el premio Óscar a la mejor actriz protagonista por 'Erin Brockovich' y, en 2014, vio reconocido su aclamado trabajo en 'Agosto' con una nominación en la categoría de mejor actriz de reparto.

Sin embargo, la estadounidense acredita principalmente a su actual marido, el director de fotografía Daniel Moder -con el que tiene tres hijos-, como la persona que influyó decisivamente en este cambio de mentalidad tan positivo que experimentó en los albores del nuevo milenio, siendo este el responsable de que Julia haya encontrado el "sentido" de su existencia.

"Fue conocer a Danny lo que me hizo replantearme todo, encontrar a esa persona que hace que la vida sea tuya, que hace que todo tenga sentido y que me hace brillar por dentro. Todo ha sido gracias a él. Lo que he conseguido en este tiempo viene sin duda de él", ha expresado sobre el hombre de su vida.

Por: Bang Showbiz

Publicidad