Judi Dench planta árboles en su jardín para honrar la memoria de sus amigos fallecidos

La artista ha convertido su jardín en todo un memorial con el que recordar a sus mejores amigos que ya no están presentes.

Judi Dench planta árboles en su jardín para honrar la memoria de sus amigos fallecidos

Foto: AFP

Foto: AFP

La oscarizada e incombustible Judi Dench no ha dudado en sincerarse sobre la forma tan entrañable y particular que tiene de rendir homenaje a todos aquellos amigos y familiares que han perdido la vida a lo largo de los últimos quince años, una tradición que inició en el año 2001 junto a su ya fallecido marido, Michael Williams, y que consiste en plantar un árbol en su jardín para mantener viva su memoria y para que la acompañen en su día a día.

"He convertido mi jardín de casi tres hectáreas en mi bosque personal, y esos árboles representan de alguna forma a la 'familia' que he ido perdiendo en estos años. Mi vida ahora mismo se centra en estos árboles y también en el champán", ha revelado con un toque de humor a la cadena BBC. "Empecé a plantar los árboles con mi marido, el también actor Michael Williams y cada vez que un familiar o un amigo moría, plantábamos uno en su memoria", ha añadido en una entrevista que será emitida en forma de documental.

Entre las muchas personas cuya memoria se encuentra inmortalizada en uno de estos árboles, destacan tres intérpretes que jugaron un papel más que reseñable en la larga vida de la aclamada actriz británica, Stephen Hanley, Ian Richardson y Natasha Richardson, ésta última hija de la también legendaria artista Vanessa Redgrave.

"Uno está dedicado a Stephen Hanley, con el que actué en 'A Little Night Music' cuando se representaba en el National Theatre. Se parece mucho a él, igual de alto y pálido. También tengo uno para Ian Richardson [protagonista de la serie original de 'House of Cards'] y otro para Natasha Richardson. Para mí, estos árboles son símbolos de que el recuerdo vive, de que es algo inalterable y cada día más maravilloso", ha expresado.

Otra de las lecciones que le ha brindado cultivar su propio bosque reside en la certeza de que los árboles son seres "sociales" y de que, en consecuencia, cuentan con hábitos y comportamientos que no les diferencian demasiado de los seres humanos a los que representan.

"No solo nos mandan mensajes, sino que también comparten nutrientes y agua con otros árboles. Siempre me han gustado los árboles, pero desde hace un tiempo ya no les veo como seres individuales. Un bosque es un lugar muy social, todos comparten e intercambian cosas los unos con los otros", ha explicado.

Mira también: Judi Dench se hace su primer tatuaje a los 81 años

Por: Bang Showbiz

Temas Relacionados: 
Publicidad