Se encuentra usted aquí

Jordi Mollá necesita desconectar del ambiente de Hollywood

El guapo intérprete se embarca en toda clase de proyectos internacionales para poder dosificar así el estrés que le genera la meca del cine.

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

El actor Jordi Mollá se ha consolidado en su etapa de madurez como uno de los intérpretes más versátiles y flexibles del mundo del cine, ya que además de aparecer en numerosas producciones de Hollywood, el catalán siempre está dispuesto a contribuir con su talento a dar mayor visibilidad a otras muchas películas que no cuentan con el apoyo de las grandes distribuidoras, una doble vertiente que él no duda en asociar a su carácter relajado y a su pretensión de vivir siempre con los pies en la tierra.

"Porque a mí lo que me gusta es comer morcilla, ¿sabes? Y saludar al camarero. Y estas estrellas [las de la meca del cine] son gente maja y hay respeto, pero tener que hacer el esfuerzo de recordar que ellos también van al lavabo cansa bastante. Por eso hago una película en Hollywood y luego otra en México para un estudio pequeño", revela en una entrevista al diario El País.

El carismático intérprete ha hecho todo lo posible por seguir su propio camino artístico -además de actuar, también pinta y escribe novelas- y no dejarse llevar demasiado por los patrones que han definido siempre a la industria del entretenimiento, que a su juicio es experta en encumbrar a los artistas con la misma rapidez con la que les deja caer.

"Siempre he intentado protegerme un poco para no ser usado, manipulado y tirado a la basura, porque creo que así podré durar más tiempo, ¿sabes?", explica en la misma conversación.

Semejante dicotomía ha llevado al polifacético artista a rechazar papeles en series tan emblemáticas como 'Perdidos' (2004-2010) y a nuevos fenómenos televisivos de la talla de 'Narcos' (Netflix), al mismo tiempo que acepta participar en filmes con un gran potencial para convertirse en éxitos de taquilla -notoria fue su presencia en cintas como 'Blow' (2001), junto a Johnny Depp y Penélope Cruz, y 'Riddick' (2013) en la que asistió a Vin Diesel-, lo que ahora le lleva a afirmar con rotundidad que hay gente en España que le conoce a la perfección pese a no acordarse de su nombre.

"La gente me pide autógrafos por la calle. No saben mi nombre, pero saben quién soy. Sólo es cuestión de hacer unas maniobras más para que recuerden también mi nombre", aseveró.

Por: Bang Showbiz

Publicidad