Se encuentra usted aquí

James Arthur sigue sufriendo frecuentes 'ataques de ansiedad'

El cantante inglés reconoce que todavía le cuesta sobrellevar el estrés y la tensión asociados a su exigente carrera musical y a la fragilidad de su carácter.

James Arthur sigue sufriendo frecuentes 'ataques de ansiedad'

Aunque acaba de volver por todo lo alto a la escena musical con el exitoso sencillo 'Say You Won't Let Go' tras varios años de inactividad, el cantante británico James Arthur parece no haber superado todavía las inseguridades y la fragilidad emocional que vino exhibiendo en los inicios de su carrera, entre otras razones porque admite seguir sufriendo "ataques de ansiedad" con regularidad debido a la enorme presión que se deriva de su condición de figura pública.

"Todavía tengo ataques de ansiedad muy graves en los que pienso que voy a morir porque no me dejan respirar. Acabo llamando a la ambulancia porque no quiero arriesgarme y es sin duda lo peor que hay en mi vida ahora mismo. El único sueño que tengo ahora mismo es poder librarme de ellos", aseguró el intérprete de 28 años al diario Daily Star.

Desde que saltara al estrellato en el año 2014 al coronarse como vencedor del concurso musical 'Factor X', el joven artista ha protagonizado alguna que otra polémica que se ha visto indudablemente ligada a su carácter atormentado e inestable, como cuando tuvo que abandonar temporalmente Twitter tras publicar varios mensajes de contenido homófobo -de los que luego se disculpó y atribuyó a un estado de gran nerviosismo- o cuando fue expulsado del sello Syco por el citado escándalo y por las desavenencias que mantuvo con su mentor Simon Cowell.

A pesar de ser plenamente consciente del estado tan delicado en el que se encuentra en el plano anímico, el popular cantautor se niega por el momento a someterse a cualquier tipo de tratamiento que implique tomar medicación con regularidad, ya que teme acabar desarrollando una fuerte adicción que termine de agravar el problema y ponga en serio peligro su triunfal trayectoria artística.

"No quiero tomar medicación porque suelo engancharme con facilidad a esas sustancias, lo que en mi opinión no deja de ser otra clase de enfermedad mental. Lo que hago es intentar hablar de ello tanto como puedo, me resulta terapéutico. Creo que lo más importante de todo es no permitir que esos pensamientos sigan creciendo en mi cabeza, así que trato de distraerme jugando al fútbol o meditando. Necesito tiempo para poder sentirme yo mismo",

explicó en la misma conversación el artista, que acaba de experimentar todo un renacer profesional desde que se reconciliara con Simon Cowell y regresara a su discográfica.

 

Publicidad