Se encuentra usted aquí

Harry y Meghan agotan las reservas hoteleras en Windsor para el día de su boda

Apenas tres días después de anunciarse la fecha del esperado enlace, ya casi no quedan plazas disponibles en los hoteles de la zona.

Harry y Meghan agotan las reservas hoteleras en Windsor para el día de su boda

Foto: AFP

Foto: AFP

El pasado viernes, el palacio de Kensington anunció por fin la fecha exacta en que contraerían matrimonio el príncipe Harry y Meghan Markle -el próximo 19 de mayo en el castillo de Windsor- y, al igual que ya sucediera con otras bodas reales, esta ha conseguido revolucionar a la sociedad británica, especialmente por la novedad que supone que la novia sea estadounidense y además una conocida actriz de televisión.

Una búsqueda rápida en portales de reservas como Booking o Hotels.com demuestra que, tres días después, apenas quedan plazas disponibles en los hoteles de la zona para la noche del enlace real debido a la fuerte demanda de alojamiento por parte tanto de curiosos como de los medios de comunicación de todo el mundo que se desplazaran hasta el lugar para documentar el frenesí generado por el evento.

Curiosamente, la fecha elegida para la ceremonia coincidirá con la final de la copa inglesa, lo cual ha planteado un dilema de agenda en la casa real británica. La tradición dicta que el príncipe Guillermo, en calidad de presidente de la asociación de fútbol, sea el encargado de entregar el trofeo al ganador, por lo que debería acudir a la cita deportiva que tendrá lugar a las cinco y media de la tarde a tan solo 30 kilómetros del lugar donde Harry se casará esa misma mañana, con su hermano mayor a su lado actuando previsiblemente en calidad de padrino. Aunque no han confirmado que Guillermo vaya a acudir a ambos, desde Kensington ya han asegurado que los dos eventos no "coincidirán", por lo que no deja de ser una posibilidad que el nieto de Isabel II esté presente en los dos.

La elección del día perfecto para la esperada boda ha supuesto un verdadero quebradero de cabeza en cuestión de protocolo. El primer y el último fin de semana de mayo fueron descartados al ir seguidos de dos lunes festivos y considerarse por tanto 'vacacionales' y tampoco podía celebrarse demasiado cerca del mes de abril, cuando está prevista la llegada al mundo del tercer hijo de los duques de Cambridge, ya que restaría protagonismo al nacimiento. Por otra parte, y por deferencia hacia la futura cuñada de Meghan, el enlace se ha fijado con el objetivo de otorgar a Catalina tiempo suficiente para recuperarse del parto.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad