Gary Oldman sufrió 'intoxicación de nicotina' por fumar 400 puros en su último rodaje

El intérprete da vida al exprimer ministro británico Winston Churchill en la cinta 'The Darkest Hour', un papel que ha afectado negativamente a su salud.

Gary Oldman sufrió 'intoxicación de nicotina' por fumar 400 puros en su último rodaje

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Con el objetivo de dotar de la máxima credibilidad a su interpretación del exprimer ministro Winston Churchill en la aclamada película 'The Darkest Hour' -un papel que ya le ha valido una nominación a los Globos de Oro y que le ha convertido en un serio candidato de cara a la próxima carrera hacia los Óscar-, el actor Gary Oldman no solo ha tenido que imitar con precisión su voz y sus gestos más característicos, sino también emular en pantalla la afición que tenía el histórico dirigente a fumar puros a todas horas y en cualquier circunstancia.

Al margen de los éxitos y aplausos que le pueda reportar tan exigente actuación en los próximos meses, lo cierto es que el intérprete no ha tenido más remedio que confesar que, de momento, el efecto más notable que se desprende de su último trabajo cinematográfico fue la "intoxicación de nicotina" que sufrió a causa de los 400 cigarros que tuvo que consumir durante el rodaje, un número que en términos económicos se traduce en más de 20.000 dólares.

"No voy a mentir, acabé padeciendo una horrible intoxicación de nicotina por culpa de esta dinámica, pero era parte del trabajo. Cuando me había fumado tres cuartos de uno de estos puros y había filmado un par de tomas, venía el chico de producción a darme un puro nuevo para mantener la continuidad de la secuencia. Y esa fue la dinámica que seguimos durante unas 10 o 12 tomas de esa misma escena", ha explicado el reputado artista en conversación con el portal The Hollywood Reporter, antes de justificar la situación con lo emblemático de su personaje.

"Pero es que estamos hablando de Winston Churchill. No puedes tener en pantalla a Winston Churchill sin un puro en la mano y en la boca", ha sentenciado.

Otra de las preocupaciones que invadieron al intérprete inglés de cara a la ingente tarea que tenía entre manos -como ha confesado en la misma conversación- iba ligada al reto de tener que ganar tantos kilos como le fuera posible para que su figura se asemejara todo lo posible a la de tan singular mandatario, un peso adicional del que llego a pensar que jamás se libraría.

¡Sigue creyendo en el amor! Gary Oldman se ha casado por quinta vez

"La verdad es que yo mismo me reí cuando lo pensé y me dije a mí mismo que no fuera tan ridículo. Pero es que es verdad que estoy llegando a un punto crucial en mi vida, pronto cumpliré 60 años. Y sinceramente pensaba que me resultaría imposible perder todo ese peso, y que me pasaría el resto de mi vida intentándolo. Desde luego, no había otra manera de dar vida a Churchill, aunque el maquillaje también hizo lo suyo. Por otro lado, en ese momento me preguntaba si, con esa apariencia y ese legado tan icónicos, sería capaz de no dejarme distraer por el mito para conocer en profundidad al hombre real", ha reflexionado.

Por: Bang Showbiz

Temas Relacionados: 
Publicidad