Se encuentra usted aquí

Enrique de Inglaterra se sincera acerca de las ventajas e inconvenientes de ser un príncipe

El nieto de Isabel II se sometió a su entrevista más sincera frente a un grupo de niños de Guyana, que no dudaron en preguntar sobre los beneficios de nacer en la familia real.

Enrique de Inglaterra se sincera acerca de las ventajas e inconvenientes de ser un príncipe

Para cerrar su viaje oficial al Caribe, el príncipe Enrique realizó una visita a lo largo del fin de semana al centro para niños Joshua House de la capital de Guyana, Georgetown, donde se mostró más que dispuesto a charlar con un grupo de jóvenes de entre siete y diecisiete años acerca de los aspectos más desconocidos de la vida de un miembro de la familia real británica.

Como no podía ser de otra forma, los niños no tuvieron ningún reparo en plantear a Enrique algunas preguntas que podrían haber resultado 'incómodas' de no ser por el buen talante y el sentido del humor con las que el hijo pequeño de Carlos de Inglaterra hizo frente al interrogatorio, en el que no faltaron referencias a los lujos de los que se esperaría que disfrutará dada su "privilegiada" condición.

"Primero de todo, yo no mando en el país, eso desde luego. Pero respecto a qué se siente ser un príncipe, es bueno y malo a un mismo tiempo. Hay muchos privilegios, por supuesto, que tienes desde el momento que naces, pero esos mismos privilegios conllevan mucha responsabilidad", aseguró el nieto de Isabel II mientras contestaba amablemente a todas las cuestiones de sus interlocutores, que se interesaron además por cómo era la vida en el palacio de Buckingham.

"La reina pasa mucho tiempo allí, y la comida es deliciosa. Es un lugar con mucha historia, es uno de nuestros monumentos más emblemáticos", les explicó pacientemente tras matizar que él no pasaba demasiado tiempo en la residencia oficial de la soberana.

El momento más divertido de la conversación tuvo lugar cuando una de las niñas más pequeñas del grupo le preguntó directamente cuántas criadas conformaban el personal de servicio del histórico palacio, a lo que Enrique respondió divertido: "No lo sé exactamente, pero probablemente no tantas como te imaginarías. Pero has visto alguna vez el castillo de Windsor. Ese sitio es increíble, maravilloso".

El príncipe Enrique aterrizó este mismo lunes por la mañana en Reino Unido tras su exitosa visita al Caribe, donde visitó siete países diferentes en quince días y coincidió con la cantante Rihanna en Barbados. Ambos quisieron someterse juntos a una prueba de detección del VIH con el objetivo de utilizar su popularidad para concienciar acerca de la importancia de tomar medidas contra esta enfermedad.

Ahora que ha concluido sus compromisos oficiales, se espera que Enrique se reúna muy pronto con su actual novia, la actriz Meghan Markle, para disfrutar de sus primeras vacaciones navideñas juntos.

 

Publicidad