Se encuentra usted aquí

Diane Guerrero sufrió estrés postraumático a raíz de la deportación de sus padres

La actriz no fue consciente hasta varios años después del daño emocional y psicológico que le había causado la deportación de sus padres cuando ella tenía 14 años.

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

La actriz Diane Guerrero tuvo graves problemas psicológicos después de la deportación de su familia de la noche a la mañana cuando ella tenía 14 años, tras lo cual sufrió depresión, tendencia a autolesionarse y acabó abusando del alcohol.

Ahora la intérprete comprende que en realidad padecía estrés postraumático, a pesar de que durante mucho tiempo intentó reprimir el "daño emocional" que le provocó separarse de su familia.

"No piensas en todo el daño emocional y psicológico que te provoca. Y todo el miedo, la ira y los demás sentimientos que estaba reprimiendo comenzaron a aflorar lentamente... Básicamente acabé sufriendo estrés postraumático, creo, porque esa experiencia me dejó muy, muy traumatizada", confesó la intérprete en una entrevista a USA Today.

La situación en la que quedó Diane -que gracias a su nacionalidad estadounidense al haber nacido en Nueva Jersey no fue deportada junto a sus padres y su hermano- tampoco ayudó a hacer que la experiencia fuera menos traumática, ya que durante años vivió con la duda de no saber qué sería de ella o si alguien estaba buscándola.

"Nadie comprobó qué había sido de mí, nadie me llamó. Era como si no existiera. Llamé a una amiga de mi madre y esperamos en mi casa a ver qué sucedía. No pasó nada. Incluso en el colegio. Seguí acudiendo al mismo instituto y todos pensábamos que algún día alguien se presentaría allí para ver cómo estaba. Hasta teníamos planeado qué íbamos a decir para que con suerte me dejaran permanecer en el mismo colegio y para que no me llevaran. Esperamos a ver si sucedía algo de todo eso, pero no apareció nadie", recordó la joven.

Finalmente Diane continuó con su vida en el mismo barrio en el que se crió gracias a la ayuda de sus vecinos y amigos, intentando pasar tan desapercibida como le resultaba posible.

"Decidimos que lo más seguro para mí en aquel momento era que si no venían a buscarme no dijera nada. Así que me mantuve callada y seguí adelante como si nada hubiera sucedido. La madre de una amiga me acogió y me ayudó".

Por: Bang Showbiz

Publicidad