Ricardo, del Desafío, relata el drama que vivió cuando estuvo secuestrado

El exparticipante de los Vallecaucanos contó a Caracoltv.com cómo logró convertir este momento en una experiencia enriquecedora.

Ricardo, del Desafío, relata el drama que vivió cuando estuvo secuestrado

Foto: Mauricio González / Caracol Televisión

Foto: Mauricio González / Caracol Televisión

Ricardo Montaño no volvió a ser el mismo de antes, tras durar 20 días secuestrado, encadenado y casi al borde de la muerte.

El valluno, de 33 años, recuerda hoy cómo esta experiencia que vivió en 2014 junto a un amigo, lo llevó a valorar más a su familia, aprender a sobrevivir con lo básico y a ser más creyente.

Todo comenzó con una trampa que les hicieron. Ricardo y su amigo tenían un negocio de implementación deportiva y les pidieron cumplir una cita para una supuesta venta.

Pecaron por ingenuos, terminaron privados de la libertad en una bodega, atados de pies y manos y bajo unas condiciones muy precarias.

“Era una montaña que no tenía salida, fuimos maltratados y vendados. Nos pasaban una botella y un balde de pintura para hacer nuestras necesidades. Todo era muy difícil al principio, pero empezamos a negociar con ellos y a ganarnos poco a poco su confianza para que nos soltaran las cadenas y así nos dejaran por lo menos ir al baño más tranquilos”, relató el deportista.

Además, aseguró que vio la muerte cerca de seis o siete veces. Pero un “milagro” lo salvó y hoy puede contar la historia.

“Lo más difícil de todo es saber que en cualquier momento puedes morir. Recuerdo un día que me arrodillaron y me iban a matar. Yo le dije al secuestrador que por favor me dejara orar primero un rato y luego sí hiciera lo que tenía que hacer. Yo solo le pedía a Dios que me dejara abrazar a mi familia por última vez. No sé que pasó, hubo un milagro y por fortuna sigo con vida”, agregó.

Hoy en día recuerda esto como una experiencia enriquecedora, aunque parezca difícil de creer que un hecho tan traumático termine convirtiéndose en algo bueno.

“La gente creerá que por qué lo veo como una enseñanza, pero ya estando afuera le saqué provecho y aprendí bastante. Ahora estoy más apegado a mi familia, valoro absolutamente todo y veo la vida más allá”.

En el Desafío Súper Humanos XV años recordó más que nunca esta experiencia. Cada vez que pasaba por Playa Bronce se le cruzaba por la mente el encierro, pero compartió su experiencia con algunos de sus compañeros y también aprendió de ellos.

“Cuando iba a Bronce veía ese lugar y me acordaba mucho de eso, pero no de una manera mala, sino buena. Hablaba con Gokú y él me entendía mucho. Ahí me di cuenta que cada quien tiene una historia de vida y un proceso diferente, importante y digno de admirar”, concluyó.

 

 

.

Publicidad