“No siento ningún tipo de decepción por sus acciones”: Camila Gil, esposa de Rojo

El cafetero llegó devastado tras su castigo y pidió perdón, Manuela y Marisol, recientes eliminadas dieron su versión y su esposa, Camila Gil, habló de su reacción.

“No siento ningún tipo de decepción por sus acciones”: Camila Gil, esposa de Rojo

Foto: Mauricio González / @MauroGonzalezA / Caracol Televisión

Foto: Mauricio González / @MauroGonzalezA / Caracol Televisión

Tras anunciar el número de finalistas que habrá este año en el Desafío, Catalina Aristízabal señaló el castigo que tendría Rojo por ser el único competidor del que tenían pruebas de haber escondido un café en Playa Bronce: ir a muerte, vivir hasta el fin de su competencia en esa locación y quedarse sin dinero.

A su llegada a la playa, Rojo habló de lo sucedido y se mostró arrepentido: “Me siento triste, eso fue un error. Pido disculpas y sobre todo a mi esposa que debe sentirse decepcionada”.

Hablamos con Camila Gil, la esposa de Rojo y esto fue lo que dijo:

“No siento ningún tipo de decepción, sé que es una persona íntegra, pese a lo que ocurrió con el café”.

Además, Camila, médica de profesión, lanzó un dictamen de lo que pudo ocurrir físicamente con el cafetero:

“Cuando el cuerpo es sometido a tan altos niveles de estrés, alteran el sistema nervioso. Intuitivamente como mecanismo de defensa. Su instinto de supervivencia prevaleció”.

En la mañana de este lunes la que habló fue Manuela, una de las compañeras que más convivió con el competidor de La Dorada, Caldas.

Manu estuvo en el magacín de Día a Día y junto con Mónica, Carolina y Catalina, analizaron lo sucedido. La penúltima mujer en competencia dijo:

“Yo creo que sí faltó algo de solidaridad, según eso, sabían más personas” 

Y ante esa duda caracoltv.com consultó con Marisol. La cachaca  que estuvo en el ciclo en el que llegó el café a la playa contó:

“La verdad no tenía conocimiento de que lo habían escondido… Frente al castigo, nosotros como participantes sabíamos que no se podía hacer, pero sí me parece rudo que no pueda salir de bronce”.

Para finalizar le preguntamos a Camila, que conoce desde los 12 años a Rojo y quien impulsó al cafetero a inscribirse en el Desafío, cómo ha sentido a la gente tras el castigo y respondió:

Al contrario de lo que muchos piensan he sentido mucho apoyo y no me arrepiento de haber llevado a mi esposo a esta competencia. Siempre lo he apoyado, siempre he buscado su felicidad y él la mía, en las adversidades se ve quien es fuerte.

Mira también:

Gokú, el Vallecaucano del Desafío que no aparenta la edad que tiene

Camila cuenta qué pasó con su ex Lucho y coquetea con Ricardo

Publicidad