Se encuentra usted aquí

David Beckham está muy 'preocupado' por la vida universitaria de su hijo Brooklyn

Para el exfutbolista resulta perfectamente comprensible que tanto él como Victoria vivan con cierta inquietud los primeros meses de 'independencia' de su primogénito, especialmente al haberse mudado tan lejos de casa.

David Beckham está muy 'preocupado' por la vida universitaria de su hijo Brooklyn

Al margen de su privilegiada posición económica, su popularidad y, por supuesto, su innegable atractivo, el matrimonio de David y Victoria Beckham no difiere demasiado del que vive cualquier pareja normal cuando sus retoños se disponen a abandonar el nido familiar para estudiar en la universidad y aprender a valerse por sí mismos.

Tanto es así, que el astro del balón ha reconocido abiertamente que el reciente traslado de su primogénito Brooklyn a Nueva York para cursar sus estudios de fotografía en la prestigiosa Parsons School of Design le sumió a él, y por supuesto a su esposa, en una profunda tristeza que se vio acompañada además de cierta "preocupación" por el hecho de encontrarse a tantos kilómetros de distancia.

"Cuando tienes hijos, en mi caso hijos que ya se están haciendo mayores, y encima uno de ellos [Brooklyn] se ha ido a América a estudiar en la universidad, por supuesto que te acaba invadiendo la preocupación. Antes de irse, me pregunté: '¿Cómo será su vida tan lejos de aquí?'. Evidentemente, me preocupa toda esa incertidumbre", se sinceró en conversación con el diario Evening Standard.

Afortunadamente para los Beckham, el joven Brooklyn es un usuario activo de las redes sociales y, al margen de otras vías de comunicación directa, en ellas comparte con bastante frecuencia imágenes que documentan fielmente su maravillosa experiencia en la gran manzana, en la que se ve muy bien acompañado por su novia, la actriz Chloë Grace Moretz.

Sin embargo, ni siquiera la posibilidad de tenerle controlado en todo momento le está sirviendo a Victoria de consuelo ante el gran vacío que ha dejado Brooklyn en la casa familiar, una ausencia que ha llevado a la diseñadora a pasarse varias semanas sin parar de llorar.

"Todavía estoy llorando... Brooklyn se ha marchado a Nueva York, tiene 18 años y es que no puedo parar de llorar. Le echo mucho, mucho de menos", se lamentaba este mes de septiembre en una entrevista al Daily Mail tras mentalizarse finalmente de que Brooklyn ya no es ningún niño.

 

Temas Relacionados: 
Publicidad