Se encuentra usted aquí

Damian Lewis atribuye su 'temperamento' a su experiencia en un colegio privado

El actor de 'Homeland' compartió parte de su niñez con los también intérpretes Dominic Cooper, Tom Hiddleston y Eddie Redmayne en el exclusivo colegio privado de Eton.

Damian Lewis atribuye su 'temperamento' a su experiencia en un colegio privado

Foto: Bang Showbiz 

Foto: Bang Showbiz 

El actor Damian Lewis, conocido por su participación en series como 'Homeland' o 'Banda de Hermanos', vivió buena parte de su niñez internado en el prestigioso centro privado de Eton y coincidió en esa escuela con otros famosos intérpretes como Tom Hiddleston, Eddie Redmayne y Dominic West, pero a diferencia de ellos el artista no alberga precisamente un buen recuerdo de esa experiencia y, de hecho, atribuye al hecho de haber ingresado en el colegio a la tierna edad de ocho años el fuerte "temperamento" del que sigue haciendo gala a día de hoy.

"Hay como una especie de furia latente en muchas de las personas que estudiaron en un colegio privado siendo demasiado jóvenes. Yo tenía ocho años y la verdad es que, en gran parte, lo disfruté mucho, pero por otro lado son muchos y muy significativos los cambios a los que se tiene que adaptar un chico de ocho años, y esas vivencias las acabas arrastrando durante toda tu vida. En mi caso, reconozco que tengo un temperamento bastante notable", reveló al semanario del diario Evening Standard.

Sin embargo, las consecuencias que para su carácter tuvieron sus cinco años estudiando lejos de casa no le han impedido terminar forjando una sólida carrera profesional, además de haber alcanzado la estabilidad sentimental y emocional de la mano de su esposa Helen McCrory, con la que tiene dos hijos. En su propia opinión, eso se debe a que con el paso del tiempo ha sido capaz de desarrollar un "mecanismo" para lidiar con sus esporádicos brotes de ira.

"Creo que es importante tener un mecanismo que te ayude a dosificar esas reacciones, sobre todo ante situaciones que te son ajenas y pueden estresarte. A mí me ayudaron mis intentos de formar un grupo y sentirme integrado, ya que te obliga a reprimir tus instintos más primarios. Por supuesto, tanto control también puede ser contraproducente y acabar generando más salidas de tono. Por otra parte, el fútbol fue para mí una especie de terapia que me sirvió para abstraerme y descargar tensiones", explicó el intérprete británico en la misma conversación.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad