Marco Antonio Solís y Paquita La Del Barrio fueron los más queridos en su concierto en Bogotá

Los cantantes mexicanos se presentaron el 7 de noviembre ante miles de fanáticos que corearon sus canciones de principio a fin. Paquita sonó sentida y Marco Antonio, impecable.

Foto: Cortesía Flora Music

Foto: Cortesía Flora Music

Llegó la fecha que todos los fanáticos de este par de leyendas mexicanas estaban esperando: el jueves 7 de noviembre a las 8:00 p.m.

Ante más de 10.000 espectadores en el Movistar Arena de Bogotá, Paquita La Del Barrio y Marco Antonio Solís ofrecieron un show de antología.

Celebrando sus 43 años de carrera musical -sumando los 20 con Los Bukis y los 23 en solitario- Marco Antonio Solís encontró la razón perfecta para llevar a cabo su gira ‘El Más Querido Tour’, solo que esta vez tendría a una coequipera de lujo, nada más y nada menos que Francisca Viveros Barradas, mejor conocida como Paquita La Del Barrio.

La dama de hierro de las rancheras dio el primer paso

 

 

Arrancó Paquita muy puntual a las 8:00 p.m. y, sobreponiéndose a sus achaques de salud, cantó hasta las lágrimas frente a un público atónito que también escuchó temas clásicos de José Alfredo Jiménez, Vicente Fernández y Juan Gabriel.

A ratos su voz flaqueaba, pero el sentimiento sacó a flote la presentación y Paquita no defraudó: recobró el aliento, caminó en el escenario, se sentó en su trono de reina, tuvo tiempo de bailar con los mariachis, cantar a capela y corear con el corazón sus himnos en contra de los hombres malvados. No todos son así, aclaró.

El momento de la noche para ella fue cuando fingió que se iba y volvió para enloquecer a todos con ‘Rata de Dos Patas’.

Sin embargo, hubo tres episodios para el recuerdo:

Primero, cuando declamó a capela y en defensa de las mujeres maltratadas:

“Dándole un beso sus traiciones olvidaba, pero qué pena, hoy la han herido y no puedo hacer nada. Y duele mucho, por Dios que duele verla tan atormentada, quiero enfrentar a quién le ha destrozado el alma, agarrarlo del cuello y romperle la cara”.

Segundo, cuando sollozó y se lanzó un trago de tequila para cantar con voz de fuego ‘Acá Entre Nos’, el éxito de Vicente Fernández. Con la foto de ella y del charro de fondo, se inspiró, pero se contuvo para no largarse a llorar con la melancólica letra de este tema ranchero.

Y tercero, cuando se burló y hasta hizo el amague de bailar ‘Dale de Comer al Gato’. La gente se rio a carcajadas al momento en que Paquita contó la historia de un hombre que le dio demasiado gusto al gusto y por eso ya no funcionó, entonces, la mejor opción para el desdichado era cortarse el aparato y darle de comer con eso a un pobre gato.

No quedó la menor duda: todos los inútiles la escucharon.

El inagotable Marco Antonio hizo gala de su versatilidad

 

 

Como todo buen caballero, antojó al público. Pero cuando llegó al lado de la orquesta pareció una tormenta musical y todo el mundo se puso de pie.

¡Cuánta energía la de este hombre!

Disparó éxito tras éxito, fue como una ráfaga que no dio pie al descanso y la altura bogotana no le hizo ni cosquillas.

De la balada pop a la regional mexicana, a la ranchera, a los ritmos brasileros e incluso hasta la bachata. Los adjetivos de sorprendente o asombroso se quedan cortos por varias razones:

Marco Antonio Solís no paró de bailar: lo hizo solo y con sus bailarinas, cuando se entusiasmaba de más se ponía a tocar el timbal, sin olvidar a su compañera fiel: la guitarra.

Incluso tuvo tiempo para subir a la tarima a sus hijas: Alison y Marla, quienes heredaron el vozarrón del papá. Ojalá lo hubieran escuchado los que dudan de la fidelidad de la voz entre los conciertos y las grabaciones, Solís se escuchó igualito a como suena en sus discos.

El hombre venía con el brillo en la chamarra mexicana, pues agotó en todos sus espectáculos en Estados Unidos (Las Vegas, Salt Lake City, Denver, Auburn, Kennewick, Los Ángeles, Oakland, Houston, Dallas, Hidalgo y Miami) y no se guardó ninguna canción para su público bogotano: ‘Si Te Pudiera Mentir’, ‘¿A Dónde Vamos a Parar?’, ‘Tu Cárcel’, ‘El Perdedor’, ‘Mi Eterno Amor Secreto’, ‘O Me Voy O Te Vas’, ‘Si No Te Hubieras Ido’ y hasta ‘Navidad Sin Ti’, entre muchos otros de sus éxitos.

El Buki estuvo casi hasta la medianoche y cerró con ‘La Venia Bendita’, uno de sus temas más populares en Colombia, que el público acompañó al unísono.

La gira de Marco Antonio Solís no para: el 8 de noviembre sigue Barranquilla y faltan: Aruba (10 de noviembre), Pasto (16 de noviembre), Asunción (23 de noviembre), Santiago de Chile (29 y 30 de noviembre), San Salvador (4 de diciembre) y Guatemala (6 de diciembre).

La batería y la voz de Marco Antonio Solís no se agotan.

Por: Felipe Laverde Salamanca - Periodista

Mira también:

 

 

Publicidad