Se encuentra usted aquí

"No es fácil ser mestizo en Estados Unidos": Bruno Mars abre polémica con sus declaraciones

El origen étnico del artista estadounidense no le ayudó a integrarse en una sociedad marcada por las etiquetas y los estereotipos asociados a la raza.

"No es fácil ser mestizo en Estados Unidos": Bruno Mars abre polémica con sus declaraciones

Foto: AFP

Foto: AFP

Aunque ahora puede presumir de haberse consagrado como uno de los artistas más exitosos de la escena musical contemporánea, el cantante Bruno Mars reconoce abiertamente que su camino hacia el estrellato se vio plagado de dificultades, entre otras razones, por la confusión que existía entre los directivos de algunos sellos discográficos en torno a su origen étnico y cultural.

"Hay mucha gente que cuenta con esta herencia tan variada y que de alguna forma les sitúa en una especie de zona gris que les impide ser etiquetados: '¿Qué eres? ¿Haces música urbana? ¿Latina?", explica el astro de la música en conversación con la revista Latina, en referencia al amplio abanico de nacionalidades, portorriqueña, española, filipina y judía, que determinan la herencia recibida de sus ancestros.

A diferencia del valor que, por lo general, se otorga hoy en día a la multiculturalidad, durante sus años de niñez y adolescencia en Honolulú, Hawái, a Bruno Mars le costó notablemente desarrollar su propia identidad al no encajar en ninguno de los arquetipos que definen de algún modo la percepción que el resto de la sociedad tiene de las minorías étnicas.

"Mucha gente piensa hoy en día: 'Debe de ser genial estar en esa zona gris porque en el fondo te permite ser quien quieras ser', pero la verdad es que para mí no fue así, sino todo lo contrario. Por eso es importante educar a la gente sobre lo que implica haber crecido en un mundo en el que pareces no encajar en ningún sitio, para que nunca más hagan sentir a los demás de esta manera", se sinceró en la misma entrevista, para añadir que en ocasiones el público piensa de él que es "mezcla entre negro y blanco".

"Al crecer en un lugar como Hawái, donde no hay muchos portorriqueños, es complicado que te reconozcan como tal. Además, por culpa de mi pelo, la gente pensaba que era una mezcla entre negro y blanco", apunta.

Al compartir algunas de las experiencias más íntimas de su vida personal, carente de esa sensación de pertenencia a una comunidad que con frecuencia reconforta a los ciudadanos de un país multiétnico como Estados Unidos, el popular artista espera que la opinión pública sea más consciente de la escasa validez que tienen aquellos estereotipos que simplifican temas tan complejos como la raza o la sexualidad.

"Sé que es muy complicado que la gente pueda empatizar contigo si no han crecido en el ambiente en el que yo lo he hecho. Espero que todo el mundo, sobre todo las personas de color, puedan mirarme y entender que yo también he experimentado algunas de las situaciones por las que ellos han pasado. Lo prometo", sentenció.

 

Publicidad