9:32 AM - 12 Noviembre 2008

César Corredor, imparable ante la vida

Muchos lo identifican como Barbarita, pero detrás de ese maquillaje hay un ser humano desconocido y con otras facetas particulares en su vida. ¡Descúbralo!
Compartir

Bucaramanga recibió a este rolo de nacimiento, pero Colombia y el mundo también le han extendido los brazos a cambio de un momento de felicidad.

A sus 41 años, César es reconocido por varios públicos gracias a su carrera humorística, pero pocos conocen de su vida personal y de sus tareas alternas.

En el humor lleva 22 años, luego de empezar en Sábados felices en el año 86, cuando se presentó como cuentachistes luego de terminar su servicio militar. Él se puso firmes al llamado de Alfonso Lizarazo hasta conseguir ganar los 10 programas consecutivos que le permitieron incorporarse al elenco.

Pero el humor no lo era todo en su vida y combinó su faceta con estudios profesionales de locución y medios audiovisuales en el Colegio Superior de Telecomunicaciones, en la Academia Charlot y en la Ronald Ayazo. "Hice muchas telenovelas radiales, y ahora hago cuñas radiales y el programa Fútbol con humor en Candela estéreo junto a William Vinasco, Javier Hernández Bonnet y Adolfo Pérez".

Su carrera platónica la llevó a la radio, y allí le saca provecho al fútbol y suda la camiseta porque en la cancha real sólo se quedaron sus sueños y la pasión por Millonarios.

Para su equipo y hasta para la Selección Colombia también ha hecho humor. Él no desaprovecha oportunidades ni momentos para hacer reír. "Barbarita es uno de los personajes que hago en las concentraciones y en el estadio hasta imitó a varios jugadores", agrega.

Pero su juego no se limita a un utópico campo de juego o a un escenario lleno de personas. Corredor también es un empresario del humor. "Me dedicó a manejar mi empresa Negociemos Entretenimiento, con la cual vendo espectáculos propios para despedidas de empresa y activaciones de marca. Además, promuevo cantantes como Giovanny Ayala, el Binomio de Oro y Nelson Velásquez en Venezuela (Caracas, Barinas y San Cristóbal) y en el interior del país".

Literalmente, es el hombre orquesta pues también hace parte de la Agrupación Verano's Show, donde junto a uno de sus hermanos alegra y ameniza algunos bailes.


El también protagonista de parodias (En cuarto ajeno, Pasión de gavilleros, el Mago Kandú y Fierecita en El Tropel) pareciera que aún no esta satisfecho con el deber cumplido y anuncia que su próximo proyecto es hacer más imitaciones musicales.

Es claro, que su diversidad no tiene límites y muchos dicen que tiene más puestos que un bus y como mi se tratara de uno de sus chistes, a eso también le tiene respuesta: "efectivamente también soy transportador. Tengo unos buses en Berlinas y a veces los manejo. Me pongo mi uniforme como todos y hago viajes a Bucaramanga, Cúcuta o la Costa una o dos veces al mes. Para mi manejar es un relajante y lo hago con responsabilidad".

Este hombre no se cansa de hacer homenaje a su apellido y en su vida personal también le ha rendido. Dos matrimonios y tres hijos hacen parte de su hoja de vida familiar. "Tengo un hijo mayor de 15 años de mi primer matrimonio, que vive en Estados Unidos y de mi familia actual tengo una niña de 6 años (Paula) y un niño de 4 (Juan Felipe) y con mi esposa Sonia, que es la encargada de mis cuentas, llevo 13 años".

Ellos son los que se roban el show principal y quienes le brindan los aplausos más sinceros, aún cuando en casa el humor no es protagonista. "Allí soy el más serio. Muchos piensan que uno se la pasa divirtiéndose, pero al contrario. Sin ser bravo, sí soy serio. Igual pasa cuando estoy manejando. Mucha gente cree que mientras hago el viaje debo ir contándoles chistes, pero es que llevó 34 vidas y el momento no da para bromas".

Definitivamente, el humor es cosa seria y este hombre lo tiene bastante claro. Sin embrago también le ha sacado algo de canas, en especial algunos personajes que no ha logrado. "Pacheco y Yamit Amat han sido los más difíciles de sacar y ninguno de los imitadores colombianos ha podido. Los tonos de voces de ellos son muy difíciles".

Barbarita, al contrario, es una de sus preferidos. Ella le ha dado varias satisfacciones, pero también incomodidades a la hora de la caracterización. En casa también es uno de los personajes favoritos, aunque le ha dado dolores de cabeza con sus hijos mayores.

"Ellos han tenido confusiones conmigo y con Barbarita. Mis hijos mayores me decían la papá ya que al verme de mujer no entendían, por eso ahora prefiero que la maquilladora vaya a la casa y me caracterice frente a ellos para que entiendan que es un disfraz".

Definitivamente, César Corredor es un producto que lleva el sello de todo en uno con calidad y sin igual, pero con vigencia de casi diez años más, ya que anuncia su retiro hacia los 50 años, cuando sólo se dedicará a su vida familiar.

opine
imprima
Siganos en:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD